En el diseño de interiores, como en la moda, las tendencias son cíclicas. Más aún en una época en la que se tiende a “rescatar” modas de hace varias décadas y revisarlas para adaptarlas a los tiempos contemporáneos. Las baldosas hidráulicas son un buen ejemplo de este fenómeno, ya que se siguen usando más de 150 años después de su origen.

La cerámica hidráulica surgió a mediados del siglo XIX como una alternativa más barata y eficiente para producir azulejos, ya que se podía obtener sin la necesidad de cocer las piezas. Hace ya 100 años, en las décadas de 1920 y 1930, su popularidad se disparó y se convirtieron en un recurso muy habitual por sus llamativos y característicos diseños. A partir de aquí su uso fue decayendo hasta convertirse en la moda ‘vintage’ que es hoy.

Actualmente, la pasta blanca permite imitar a la perfección los diseños de la cerámica hidráulica de una forma más barata (ya que no se requiere una costosa fabricación artesanal) y con una resistencia extraordinaria. Baldocer cuenta en su catálogo con varias colecciones que se inspiran en los alegres diseños de las baldosas hidráulicas. Estas son algunas de las más destacadas.

GALANA

Esta alegre y luminosa serie cuenta con ocho diseños diferentes en formato 25×25 cm. Se caracteriza por el predominio del azul en varios tonos con fondo blanco y detalles en naranja y verde.

HAKEA

Con acabado mate y un efecto desgastado muy interesante, los nueve diseños de Hakea en formato 25×25 cm son perfectos para dar un toque “antiguo” a cualquier espacio.

MICHIQ

Motivos naturales muy originales con colores muy agradables para aportar armonía a los ambientes.

MELBOURNE

Piezas de 15×15 cm con un tono mediterráneo gracias a sus diseños y a la combinación del fondo blanco con las formas azules.

SHIRA

La alegría de los diseños hidráulicos combinada con la sobriedad de los tonos neutros. Shina es una forma muy original de dar vida a los espacios.

SUNSHINE

Una colección muy interesante con efecto satinado y un desgaste que le da un tono más vintage, tanto en su color Ash, con tonos azules; como en Cream, que mezcla grises con tonos anaranjados.

Todo lo antiguo vuelve y las baldosas hidráulicas se van a quedar durante mucho tiempo. Una tendencia incombustible que siempre encuentra la manera de reinventarse nuevos diseños, colores, efectos y formatos para llenar los hogares de alegría.